Translate

sábado, 21 de diciembre de 2013

LOS TESOROS DE ATAPUERCA Y EL MISTERIOSO PASADO DEL HOMBRE

La noticia surgió hace apenas unas semanas. Otra vez la sima de los huesos, y otra vez el yacimiento burgalés de Atapuerca, nos proporcionó una nueva alegría. Un equipo del Instituto Max Planck liderado por Matthias Meyer consiguió secuenciar un fragmento considerable de ADN a partir de una muestra de dos gramos obtenida de un fémur del homo antecessor. Todo un éxito. Los restos fósiles datan de unos 400.000 años, lo que supone que se trata del ADN de homínido más antiguo que jamás ha sido secuenciado desde que se realizan este tipo de análisis.


Si de por sí esto ya constituyó todo un hito, esperaba aún otra sorpresa mayúscula. El relato pormenorizado del hallazgo apareció en un artículo de la prestigiosa revista Nature. El análisis del ADN mitocondrial, ese que se transmite por línea materna y permite rastrear los orígenes de las poblaciones, mostró una gran similitud no sólo con el ADN del homo sapiens neanderthalensis, del que los habitantes pleistocénicos de Atapuerca se han considerado siempre ancestros directos, sino con (y esto es lo más asombroso) el ADN del homo denisovano, una especie cuyos restos se han hallado nada menos que en Siberia.

El sensacional descubrimiento ha revolucionado la paleoantropología y la antropología evolutiva. Tal vez la palabra que mejor resume el estado de ánimo de los investigadores es desconcierto. El homínido de la sima de los huesos no ha podido ser clasificado aun en ninguna de las especies conocidas de homínidos. Nos encontramos ante una notable paradoja: si nunca se hubieran encontrado en Siberia restos de los denisovanos, consideraríamos a los habitantes de Atapuerca parientes cercanos de los neandertales, con los que guardan un gran parecido morfológico. Sin embargo, el análisis comparativo sitúa el ADN mitocondrial del fémur burgalés, más cerca de los denisovanos que de los neandertales.


¿Cómo pudo llegar el ADN de los denisovanos a un individuo mucho más parecido físicamente a los neandertales? Naturalmente, por el procedimiento habitual. Ya sois mayorcitos y supongo que no será necesario haceros un croquis. Hibridación, mestizaje… sexo. Un millón de años da para mucho, y en un millón de años pasan muchas cosas. La historia de la evolución humana es un enorme puzle del que desgraciadamente sólo poseemos unas pocas piezas. Lo cierto es que, contrariamente a lo que muchos expertos sostenían hasta hace bien poco, nuestra evolución dista mucho de ser lineal. Todo indica que tanto en el continente africano primero, como después en el euroasiático, coexistieron varias especies de homínidos a lo largo de varios cientos de miles de años. En todo ese tiempo la hibridación no sólo tuvo que ser posible, sino que con toda seguridad fue inevitable.



En fin, si nuestro ADN contiene importantes fragmentos del ADN de ratas o de lagartijas, ¿cómo puede asombrarnos que guarde estrecha similitud con el de parientes mucho más cercanos? La ciencia no tiene respuestas inmediatas para todas las incógnitas. Si científicos tan reputados como Arsuaga, Carbonell o Bermúdez de Castro confiesan no tener ni medio clara la estructura del árbol genealógico de los homínidos, no pretendáis que yo, que no soy más que un monigote con nariz de berenjena, resuelva vuestras dudas. Permitidme simplemente que insista en lo de la hibridación, una tarea que siempre me ha interesado, y a la que me entregué en mis años jóvenes de forma entusiasta.

El camarero: -¿Vino blanco, señor?
El cliente: -No, ha sido al ver la lista de precios.