Translate

miércoles, 26 de febrero de 2014

PEDRO ANTONIO DE ALARCÓN Y EL REALISMO COSTUMBRISTA

Granadino de Guadix, Pedro Antonio de Alarcón vino al mundo en 1833. Después de abandonar los estudios de Derecho y los eclesiásticos, comenzó su carrera literaria con la fundación del diario gaditano El Eco de Occidente. Más tarde en Madrid, editó El Látigo, una publicación satírica. En la España convulsa del XIX Alarcón apostó decididamente por el liberalismo, en cuyas filas militó y se distinguió hasta su retirada de la vida pública. Fue integrante de Unión Liberal y académico de la lengua. Falleció en Madrid en 1891.

En literatura, Alarcón evolucionó desde el romanticismo al realismo, género que cultivó con gran éxito. En su extensa producción destacan las novelas breves y una narrativa muy personal, no exenta de elementos costumbristas. Brilló también en el reportaje y los relatos de viajes. Destacan en esta faceta Diario de un testigo de la guerra de África, De Madrid a Nápoles, o la Alpujarra. Entre sus novelas cabe citar El escándalo, El niño de la bola, La pródiga y El capitán veneno. Mención aparte merece El sombrero de tres picos o La pícara molinera, una sátira del antiguo régimen, simbolizado en el anticuado sombrero. Es una delicia de picardía y humor, donde la desenfadada molinera y su marido burlan al corregidor, incorregible viejo verde. Una divertida metáfora de cómo los nuevos aires de libertad que comenzaban a soplar en la famélica España decimonónica, barrían los últimos restos de un pasado oscuro y absolutista.



Como otros autores del diecinueve, Alarcón fue relegado por las siguientes generaciones literarias, alejadas de cualquier cosa que oliera a castizo. No se recobró su memoria hasta el franquismo, que fomentó oficialmente “lo español” y en ocasiones hasta “la españolada”. En los años cuarenta y cincuenta algunas de las obras de Alarcón fueron llevadas al cine: La pícara molinera, El escándalo o El clavo, obtuvieron un gran éxito en taquilla. Esto hizo que se reeditaran muchas de sus novelas y relatos.

Influido por la obra de Edgar Allan Poe, Alarcón escribió narraciones breves que mezclaban lo romántico con lo policiaco. Os presentamos hoy en Biblioteca Bigotini El clavo, causa célebre (clic en la imagen), que acaso sea la mejor de todas. Disfrutad de su lectura.

Los jóvenes quieren ser fieles y no lo consiguen; los viejos quieren ser infieles y no lo logran. Oscar Wilde.