Translate

miércoles, 30 de abril de 2014

SE EQUIVOCÓ LA PALOMA. REDOBLE LENTO POR ALBERTI

Rafael Alberti, gaditano nacido en El Puerto de Santa María en 1902, fue poeta del 27, marinero en tierra, pintor, agitador, marxista, caminante, explosivo, surrealista, deshabitado, verso suelto, golfo de sombras y abierto a todas horas. En aquella fantástica generación del 27, Alberti es el que sale en la esquina de la foto, apenas entrevisto el rostro y apenas dibujado entre la niebla. Si Lorca es Granada y Andalucía entera del Mediterráneo a Portugal y desde el moro a los confines de Castilla, Alberti es sólo Cádiz, humilde y chiquita si se quiere, pero hermosa y diáfana Cádiz, envuelta en su salada claridad.

Alberti se crece y se hace inmenso por momentos en la doliente España de la guerra fratricida y del exilio cruel. Sus versos taconean y bailan y repican y nacen y renacen una y otra vez, como el ave fénix de las cenizas polvorientas, para volar y ceñirse al arco iris, como se ciñe el toro a la taleguilla en un redondo lento, largo, interminable, eterno… La paloma se equivocó en 1999, y se llevó la muerte al poeta en el mismo Puerto que le vio nacer. Bigotini, que también tiene alma de poeta, aunque sea un alma pequeñita y de papel, como corresponde a un monigote, os quiere dejar hoy este poema tan humilde y a la vez tan grande de Alberti: La Paloma. Haced clic en el dibujo y leedlo dos o tres veces. Es muy corto.

Aquí yace media España. Murió de la otra media. Mariano José de Larra.