Translate

miércoles, 25 de junio de 2014

ARISTARCO DE SAMOS Y EL HELIOCENTRISMO

El proceso inquisitorial al que fue sometido Galileo en el siglo XVII ha hecho que asociemos su memoria con aquel célebre e pur si muove, pronunciado entre dientes tras su retractación. Sin embargo, el primero en proponer el modelo heliocéntrico fue Aristarco en el siglo III a.C. Aristarco nació en Samos en 310 a.C. Fue uno de los más ilustres frecuentadores de la Biblioteca de Alejandría, donde desarrolló la mayor parte de su trabajo. Existen pocas referencias biográficas de Aristarco, y de su obra sólo quedan las citas que Arquímedes y Plutarco hacen de él.


En la cosmología de su tiempo dominaba de forma abrumadora la idea del geocentrismo. El planteamiento aristotélico de la Tierra como centro y eje del universo era ampliamente aceptado. Basándose en la detenida observación del movimiento de los astros, Aristarco tuvo la intuición de que la Tierra gira alrededor del Sol. Argumentó que en el momento del cuarto creciente, la Luna forma un ángulo recto con la Tierra y con el Sol. Calculó que el sol distaba de la Tierra veinte veces más que la Luna. Hoy sabemos que Aristarco erró en su cálculo, pues esta distancia es en realidad cuatrocientas veces mayor.


Esta representación heliocéntrica fue en su tiempo tan severamente censurada, que quedó relegada durante siglos. El modelo aristotélico prevaleció hasta el Renacimiento, momento en que Giordano Bruno o el citado Galileo volvieron sobre ella.

Los sabios hablan solo cuando tienen algo que decir. Los tontos hablan porque siempre tienen que decir algo. Platón.