Translate

miércoles, 4 de junio de 2014

EUDOXO DE CNIDO. LA ESFERA CELESTE Y MUCHO MÁS...

En Cnido, ciudad del Asia Menor, nació Eudoxo en 408 a.C. Aprendió medicina de su maestro Filisto, y la ejerció durante sus años de juventud. Con Arquitas estudió matemáticas. En Atenas asistió a la Academia de Platón, y más tarde viajó a Egipto, iniciándose en Heliópolis en los misterios de la astronomía. Lo que se dice todo un sabio de su tiempo. Los biógrafos de Eudoxo difieren en lo relativo a su relación con Platón. Mientras Diógenes Laercio y Plutarco hablan de manifiesta hostilidad entre ambos, por tener diferentes opiniones o por celos, otras fuentes insisten en que su relación fue cordial. Inclina a esto último el hecho de que de regreso a su ciudad natal, Eudoxo fundó en Cnido una escuela platónica. Por cierto que fue profeta en su tierra, pues gozó de gran popularidad entre sus paisanos, que le encargaron la redacción de su nueva constitución democrática. Murió en Cnido en 347 a.C.


La invención de la esfera celeste, un modelo de esferas homocéntricas que representan las estrellas y planetas, tomando la Tierra como centro del universo, ha pasado durante siglos por ser su principal aportación a la ciencia. Análisis más recientes de su obra dan mayor importancia a la división en grados de latitud y longitud, obra también de Eudoxo. Aristóteles tomó sus trabajos como modelo cosmológico, y esa fue la visión geocéntrica que se impuso hasta la Edad Moderna. A pesar del error de base de la representación de Eudoxo, su modelo de esferas satisface plenamente la sucesión de las estaciones, y se corresponde con los diferentes fenómenos naturales tales como las mareas, como puso de manifiesto Plinio el Viejo.

Método de exhausción

En matemáticas Eudoxo estableció la teoría de la proporción, que permite el tratamiento de cantidades continuas. Hasta que fue sustituida por los métodos algebraicos de Descartes, la teoría de la proporción de Eudoxo fue la base de los trabajos con cantidades continuas que incluían la totalidad de los números y no sólo los enteros o los racionales. En geometría Eudoxo desarrolló los teoremas de Demócrito sobre los volúmenes del cono y la pirámide. Su método de exhausción para calcular áreas y volúmenes, fue el antecedente del cálculo integral. Lo utilizaron con éxito, primero Arquímedes y mucho más tarde Newton y Leibniz.

Un hombre debe tener siempre los pies en el suelo, a menos que lo condenen a la horca. Groucho Marx.