Translate

sábado, 2 de agosto de 2014

TIBURONES PREHISTÓRICOS. PREDADORES LEGENDARIOS

La evolución desde los primitivos peces agnatos (hace 500 millones de años) a los peces con mandíbulas, supuso el primer gran acontecimiento evolutivo del silúrico (440-400 millones de años). La innovación de las mandíbulas literalmente revolucionó la vida animal, todavía limitada entonces al medio acuático. Los primeros peces con mandíbulas y dientes pudieron aparecer unos 80 millones de años después del florecimiento de los peces agnatos. Eran los acantodios, que ya no solo tenían tejido óseo a modo de coraza en el exterior del organismo, sino hueso dérmico en forma de placas cubriendo determinadas zonas. Su esqueleto interno aun era cartilaginoso, pero poseían tejido óseo extendido como una fina película sobre el cartílago de la caja craneana y la columna vertebral.


Las mandíbulas contribuyeron a la explosiva diversificación de los peces que se produjo durante el devónico (400-350 millones de años) en los océanos primitivos. Ya no dependían para su sustento de los pequeños organismos del plancton de los lodos del fondo marino. Las mandíbulas convirtieron a muchas especies en auténticos especialistas de la caza. Con el tiempo, el hueso sustituyó al cartílago en los osteictios o peces óseos, de los que descienden la mayor parte de los peces actuales y todos los vertebrados terrestres, incluidos nosotros mismos. Sin embargo, otra línea evolutiva dio origen a los condrictios que conservaron su esqueleto cartilaginoso. Son los tiburones, mantas, rayas y quimeras, un grupo en el que surgieron especies de gran tamaño y con una capacidad de depredación sin precedentes.


El enorme megalodon que podía alcanzar los 18 metros de longitud, y poseía la morfología de los grandes tiburones actuales, debió sin duda ser el terror de aquellos mares. Mayor incluso que algunas especies de cachalotes modernos, megalodon nadando rápido y silencioso, y dotado de unas fauces descomunales, tuvo que constituir una auténtica pesadilla para cualquier habitante marino. Tampoco debía irle a la zaga dunkleosteus, un monstruo de casi 4 metros, que competiría por el alimento con los tiburones de su época. Su cráneo acorazado medía más de 65 cm., y a la altura de sus aletas pectorales se interrumpía su armadura, dejándole una total libertad de movimientos en el cuerpo y en la sinuosa cola. A diferencia del mordisco rápido y brutal del tiburón, dunkleosteus actuaba como un perro de presa, mordiendo y manteniendo el bocado mientras las poderosas bisagras de sus mandíbulas se iban cerrando lentamente.


Los peces cartilaginosos poseen aletas reforzadas por radios rígidos de cartílago. En los machos, las aletas pélvicas se encuentran modificadas para formar una especie de pinzas genitales que facilitan la transferencia de esperma durante el apareamiento. La piel presenta pequeñas escamas semejantes a dientes, que le confieren una aspereza característica. Los ebanistas del siglo XIX preferían la piel de tiburón a la lija, para conseguir un acabado perfecto en la madera.


El profe Bigotini fue en su lejana juventud un nadador tan intrépido, que sin dudarlo un momento se hubiera enfrentado a cualquier monstruo marino. Daba gusto verlo con aquel traje de baño de rayas y sus calabazas a la cintura. Componía una imagen tan gallarda que, cuando emergía con los pantaloncillos mojados ceñidos al cuerpo y el bigote cubierto de algas y racimos de mejillones, las mamás, las abuelitas y las institutrices, procuraban apartar a las impresionables jóvenes de aquella excitante visión. Conviene aclarar que mientras tanto ellas no perdían detalle.

Tanto en National Geographic como en la revista Playboy, puedes admirar paisajes que probablemente nunca podrás visitar personalmente.