Translate

martes, 14 de octubre de 2014

ANN DVORAK, LA EUROPEA MÁS AMERICANA


La carrera de Ann Dvorak fue tan exitosa como efímera. Dotada como ninguna otra actriz de su tiempo para interpretar personajes con una elevada dosis de dramatismo, esta neoyorquina hermosa y esbelta, protagonizó algunas de las películas más emblemáticas de la década de los treinta. Su apellido, inequívocamente centroeuropeo como el de tantos otros hijos de inmigrantes, delataba su origen familiar. Sin embargo, siempre hizo gala de su condición de americana por encima de todo, revindicando la pasión que sentía por su Nueva York natal.
Fue inolvidable su participación en Scarface, el terror del hampa, todo un clásico, acaso el primer gran clásico, del cine negro. El público se acostumbró a relacionarla con este tipo de filmes que escenificaban una realidad social y policial tan cruda como plena de actualidad en su época. El valor del miedo o Contra el imperio del crimen son otros tantos títulos que ejemplifican a la perfección este género. La Dvorak acompañó en el reparto a las principales estrellas masculinas de su tiempo, como Paul Muni, George Raft, James Cagney o un joven Spencer Tracy que ante las cámaras apuntaba ya rasgos de actor excepcional, y tras las cámaras, junto a Ann, hacía también sus pinitos como seductor.
Traemos hoy (haced clic en la ilustración) un montaje sonorizado que rinde tributo a esta formidable y olvidada estrella.



Próxima entrega: George Raft