Translate

martes, 9 de diciembre de 2014

DIEGO DE ALVEAR Y EL LIBERALISMO APASIONADO

Nacido en 1749 en la ciudad cordobesa de Montilla, Diego de Alvear y Ponce de León, español, patriota, ilustrado, liberal y hombre de honor, protagonizó una de las más apasionantes biografías de su apasionante época, a caballo entre los siglos XVIII y XIX. Su abuelo, fundador de la que sería una extensa dinastía, hizo fortuna en el negocio vinícola. Diego estudió en su Montilla natal y en Granada, para ingresar después como guardiamarina en la armada, donde alcanzó el grado de brigadier. En 1776 y 1777 tomó parte destacada en la llamada Guerra de Sacramento bajo el mando del general Ceballos, recuperando el control de un extenso territorio en el actual Uruguay, que se disputaban España y Portugal. Pasó treinta años de su vida en la entonces provincia de Buenos Aires. Contrajo matrimonio con María Balbastro, una criolla con la que tuvo nueve hijos, fructífera estirpe americana que andando el tiempo dio a Argentina varios importantes hombres de estado y hasta un presidente.

En agosto de 1804 Diego de Alvear embarcó en Montevideo hacia España, y en la mañana del 5 de octubre la flotilla formada por cuatro fragatas fue atacada por una flota inglesa contraviniendo el Tratado de Amiens que se había firmado en 1802. La fragata Mercedes (ahora tan de actualidad por el expolio de Odyssey) fue alcanzada en su santabárbara, hundiéndose en el acto y llevándose al fondo del mar todo lo que Alvear poseía, incluyendo a su esposa y a todos sus hijos con excepción de Carlos María, que estaba destinado a ser una figura clave de la Historia argentina. Hecho prisionero y llevado a Inglaterra, Alvear defendió ante las autoridades británicas el derecho y la razón que le asistían, y lo hizo con tan enérgica convicción, que el gobierno británico restituyó públicamente su honor y hasta una parte de sus pérdidas. Conoció en su cautiverio inglés a la joven irlandesa Luisa Ward, con quien contrajo segundas nupcias tras su regreso a España en 1807.


En la Guerra de Independencia, Alvear se distinguió heroicamente en la defensa de Cádiz, lo que le valió la Gran Cruz de San Hermenegildo. Sufrió después persecución por sus ideas liberales durante el oneroso reinado de Fernando VII. Tras sufrir incontables afrentas por parte de aquel funesto rey que jamás mereció reinar, Diego de Alvear falleció en Madrid en 1830. Su pérdida fue lamentada tanto por los españoles de bien como por no pocos argentinos e ingleses que por haberlo conocido y tratado, lo admiraron profundamente.

Diego de Alvear brilló también en el plano intelectual y literario. Especialmente dotado para los idiomas, dominó el latín, el inglés, el francés, el italiano, el portugués, y las lenguas de los tupís y los guaraníes. En castellano dejó una extensa obra científica sobre astronomía, matemática y ciencia militar. Gran geógrafo y conocedor al detalle de la región del Río de la Plata, publicó también una Descripción de Buenos Aires y su Demarcación de los territorios de España y Portugal. En Biblioteca Bigotini os proponemos la lectura (haced clic en la imagen) de la Relación geográfica e histórica de la provincia de Misiones. Una curiosidad bibliográfica donde podréis hallar datos de primera mano sobre la región que popularizó la película La Misión de Roland Joffé, protagonizada por Robert De Niro y Jeremy Irons. Sirva como modesto homenaje al que sin duda fue uno de los mejores hombres de su tiempo.

Un auténtico caballero es el que se avergüenza si alguna vez sus palabras han sido mejores que sus hechos.