Translate

viernes, 5 de diciembre de 2014

EL TIEMPO COMO DIMENSIÓN Y EL INICIO DEL UNIVERSO

¿Qué hubo antes del Big Bang? Cómo comenzó todo, cómo surgió el universo y todo cuanto nos rodea, ha sido desde antiguo una idea recurrente y obsesiva que ha ocupado y sigue ocupando el pensamiento de filósofos y científicos. La vieja solución aristotélica: el universo no tiene comienzo, puesto que ha existido siempre, simplifica extraordinariamente las cosas, pero no resuelve las dudas; es sencillamente una fórmula retórica para obviar el problema. Muchos pensadores religiosos han utilizado la idea del principio del universo como argumento a favor de la existencia de Dios. Sin embargo, tampoco resuelve el problema, simplemente lo traslada al comienzo de Dios. El pensamiento científico nos ofrece una nueva y luminosa alternativa cuando, a partir de los trabajos de Albert Einstein, cabe considerar que el tiempo se comporta como otra dimensión espacial más. El brillante razonamiento consagrado tanto por la relatividad general, como por la teoría cuántica, elimina la vieja objeción de que el universo deba necesariamente tener un inicio, y lo que es más importante, significa que el comienzo del universo fue regido por las leyes de la ciencia, eliminando la inmemorial necesidad de que tuviera que ser puesto en marcha por algún ser supremo.

El joven Einstein

El viejo Hawking
Siguiendo el pensamiento de Stephen Hawking, cuando el universo era aun tan pequeño que estaba regido por la relatividad general y por la teoría cuántica, había cuatro dimensiones espaciales y ninguna temporal. La no existencia del tiempo tal como lo entendemos, invalida cualquier referencia al principio, y sugiere que nuestra visión usual del espacio y del tiempo no puede aplicarse a aquel universo muy primitivo. La idea puede estar más allá de nuestra experiencia, pero no de nuestra imaginación, y tampoco de las matemáticas, capaces de construir modelos que representan con bastante fidelidad aquellas hipotéticas condiciones primitivas. No olvidéis que la actual definición de ciencia (al menos de teoría científica) ha abandonado aquella ingenua “búsqueda de la verdad”, para centrarse en el diseño de modelos que reproduzcan lo más fielmente posible la realidad.

Bakunin atemporal
Librarnos de que el tiempo tenga un comienzo equivale a librarnos del problema del borde del mundo. Implica la comprensión de que el tiempo puede comportarse (de hecho lo hace) como una dimensión más del espacio. Si siguiendo a Hawking, imaginamos el universo incipiente como el Polo Sur de la Tierra con los grados de latitud desempeñando el papel del tiempo, cuando nos desplacemos hacia el norte, los círculos de latitud constante que representarían el tamaño del universo, se expandirían. Aun cuando consideremos que el universo comienza como un punto infinitamente pequeño en el Polo Sur, este sería en muchos aspectos como cualquier otro punto. Preguntar pues qué ocurrió en términos temporales antes del inicio del universo, antes del Big Bang, resultaría igual de absurdo que preguntar qué hay en términos espaciales al sur del Polo Sur. Sencillamente la pregunta carece de sentido. El espacio-tiempo no tiene bordes. Esta condición de ausencia de bordes hace del espacio-tiempo una superficie cerrada donde cualquier punto es análogo a su contiguo, del mismo modo que en el Polo Sur se cumplen las mismas leyes físicas que en el resto de los puntos de la esfera terrestre.

Desconfiad siempre de quien os ofrezca respuestas y certezas. La llamada “verdad revelada” es la piedra filosofal de los charlatanes. Lo más apasionante de la ciencia no es que encuentre respuestas, sino precisamente que las busque. Es esta propia búsqueda la que cobra sentido para el científico, de igual manera que lo hace el camino (y no el destino) para el caminante. Mijail Bakunin dijo: yo no llamo Dios a mi ignorancia. El profesor Bigotini no dice nada. Bastante tiene el pobre con mantener en su sitio esa tremenda nariz. Me parece sin embargo, que está bastante de acuerdo con Bakunin.


Un cirujano, un arquitecto y un político discuten acerca de cuál de sus oficios es el más antiguo.
-Dios creó a Eva extirpando una costilla a Adán, recuerda el cirujano.
-Cierto, concede el arquitecto, -pero antes de crear al hombre, Dios tuvo que construir el mundo, sacándolo del caos.
-¡Eso es!, interviene triunfal el político; -y el caos, ¿quién lo creó, podéis decirme?