Translate

martes, 17 de febrero de 2015

PEDRO ABELARDO Y SU DESVENTURADO AMOR

Pedro Abelardo nació en Pallet, Bretaña, en 1079. Filósofo y teólogo, destacó por su dominio de la lógica y la dialéctica. Desde muy joven, su sutil ingenio y su claro entendimiento causaron la admiración de cuantos le conocieron y trataron. Entre su extensa obra sobresalen sus Comentarios a Aristóteles, Porfirio y Boecio. Su Dialéctica, De unitate et trinitate, Ética y apologética, o su Diálogo entre un filósofo, un cristiano y un judío, entre otras. Todas ellas fueron admiradas en su tiempo por su altura académica y literaria… y todas ellas fueron condenadas como heréticas por las autoridades religiosas.

Su triste vida fue una sucesión de desgracias, hasta su muerte acaecida en 1142. Y es que, digámoslo de una vez, Pedro Abelardo fue un intelectual con una mente privilegiada, pero no debió poseer grandes habilidades sociales. Al contrario, parece que se las arreglaba muy bien para granjearse los odios de sus semejantes. Polemizó con sus preceptores Roscelino y Guillermo de Champeaux; rebatió a Anselmo de Laon, otro de sus maestros, y consiguió enfurecer a Fulberto, el poderoso canónigo de la catedral de París.

Abelardo y Eloísa sorprendidos por Fulberto. Vignaud 1819

A pesar de su dilatada obra filosófica, Abelardo es conocido sobre todo por su autobiografía: Historia de mis desventuras, en la que narra sus trágicos amores con Eloísa, que acabaron en una truculenta mutilación genital. Este trágico idilio de Abelardo y Eloísa sirvió de inspiración siglos después, durante el Romanticismo, a multitud de obras plásticas y literarias. Biblioteca Bigotini os presenta (haced click en la imagen) una excelente edición digital de la vida del pobrecillo. En ella narra con todo lujo de detalles, sus amores y el desgraciado final, con la sangrienta castración incluida. Esperamos que la disfrutéis tanto como él la padeció.

Cuando mis padres supieron que me habían secuestrado, se pusieron en acción inmediatamente: alquilaron mi habitación. Woody Allen.