Translate

martes, 10 de febrero de 2015

TALES DE MILETO. EL PRIMER CIENTÍFICO

Considerado uno de los siete sabios de Grecia, Tales de Mileto nació hacia 625 a.C., y pasó la mayor parte de su vida, hasta su fallecimiento en 547 a.C., en aquella ciudad de la costa jonia del Asia Menor. Destacó en diferentes campos del conocimiento: matemáticas, geometría, astronomía, física, filosofía… Tales fue el iniciador de la Escuela milesia, a la que perteneció su discípulo Anaximandro, y también más tarde Anaxímenes. Fue precursor de las técnicas de medición por medio de la comparación de sombras: si se traza una línea paralela a cualquiera de los lados de un triángulo, se obtiene otro triángulo semejante. Según una extendida leyenda, Tales midió por este procedimiento la altura de la pirámide de Keops. Conociendo su propia estatura, esperó a que la sombra que proyectaba su cuerpo adquiriera precisamente esa medida, y en ese mismo instante ordenó medir la sombra de la pirámide, obteniendo de esta ingeniosa manera la medida exacta de la construcción.


Se atribuye a Tales de Mileto la paternidad de la especulación científica, utilizada como método deductivo. Se interesó vivamente por la construcción de tangentes y por los triángulos circunscritos a circunferencias. Tales influyó decisivamente en el pensamiento socrático que floreció décadas más tarde. No parece descabellado considerarlo como el verdadero pionero de un incipiente pensamiento científico. Por lo que de su obra ha llegado hasta nosotros, puede afirmarse al menos que fue el primer filósofo que supo separar ciencia y religión, lo que en aquellos remotos tiempos en que le tocó vivir, puede considerarse un hito de primera magnitud en la Historia de la ciencia.


Cuando un problema parece ligero, empieza a ser importante.