Translate

domingo, 20 de septiembre de 2015

MAE WEST. NO SOY UN ÁNGEL


En Brooklyn siempre se va directo al grano. La explosiva Mae West, nacida y criada en aquel popular barrio, no se andaba precisamente por las ramas. Su sensualidad explícita y descarnada supo plasmar en la pantalla la vida de las calles. Quizá por eso esta ninfa oronda y atípica encandiló a millones de americanos. Probablemente el fenómeno West quedó limitado a las fronteras de los USA. En Europa no hizo tanta gracia, acaso también porque ninguna de sus películas tenía la suficiente calidad para hacerse popular, o acaso porque aquí no terminó de comprenderse bien el humor de Brooklyn (el de los hermanos Marx, aun teniendo el mismo origen, era más inteligente). En todo caso, Mae West y sus maneras vulgares marcaron una época en la pequeña o gran historia de la industria cinematográfica.
Os proponemos pasar unos minutos entretenidos con un montaje de los momentos estelares y los desplantes más descarados de este huracán de mujer. Haced clic en la imagen, y que os aproveche.

Próxima entrega: Joan Blondell