Translate

viernes, 26 de febrero de 2016

MADELEINE CARROLL. MI RUBIA FAVORITA


Esta inglesa bellísima tuvo una carrera cinematográfica demasiado corta. La espléndida presencia de Madeleine Carroll la convirtió en favorita del público incluso antes de protagonizar su primera película.
Debutó en el cine en su Inglaterra natal, cosechando grandes éxitos. Acaso su papel más brillante de esta su primera época, fue el que compartió con Robert Donat en la inolvidable 39 escalones, un film de Alfred Hitchcock, que a pesar de su antigüedad (1935), contaba ya con los elementos indispensables del cine de este genial autor. Don Alfredo contó también con ella en su siguiente película, Agente secreto, producida en 1936. Probablemente Madeleine Carroll fue la primera de las grandes rubias hitchconianas, por las que el orondo londinense sentía especial debilidad (recordemos a Grace Kelly, Kim Novak o Tippi Hedren). Más tarde, en su etapa americana, sólo interesó a los productores el físico de la estrella. No obstante, resulta inolvidable su belleza en filmes como La policía montada del Canadá, que protagonizó en 1940 a las órdenes de Cecil B. De Mille.

En filmoteca Bigotini rendimos un respetuoso tributo al recuerdo de Madeleine Carroll, con un homenaje fotográfico y musical. Haced clic sobre la imagen y disfrutad unos minutos de esta rubia espléndida e inolvidable.

Próxima entrega: Robert Donat