Translate

miércoles, 24 de agosto de 2016

SYDNEY GRIFFIN Y EL HUMOR SIN COMPLEJOS


Sydney B. Griffin fue el gran caricaturista americano de las últimas décadas del XIX. Nacido en 1854 en Roxbury, Massachusetts, pasó la mayor parte de su existencia en Detroit, donde se instaló desde que comenzó a publicar sus dibujos.
Dueño de una plumilla ágil, Griffin supo plasmar como ningún otro dibujante los tipos populares de la América profunda. Pueblerinos, patanes, negritos..., fueron objeto de su aguda observación. Su obra apareció en las populares revistas Puck y Judge. También publicó en el magazine Truth, el New York Sun y el New York Sunday Telegram, entre otros. Su labor fue incansable hasta su fallecimiento en 1905.

Desde la óptica actual de lo socialmente correcto, algunos dibujos de Griffin son considerados ofensivos por la comunidad afroamericana, como su serie del simpático negrito Little Umjiji o sus historietas sobre las travesuras de los chicos de color publicadas en el St. Louis Post. En todo caso se trata de un humor simplista, y hasta diríamos que simple. Gags inocentes a base de caídas o chapuzones, que unas décadas después constituirían la sal gorda de las primeras películas cómicas en el incipiente cine mudo. Humor sin complicaciones, trazo seguro y elegante. Este es el legado artístico de Sydney B. Griffin, sin duda uno de los grandes. Ofrecemos aquí una pequeña muestra de su extensa obra.