Translate

martes, 8 de noviembre de 2016

SONRÍA POR FAVOR. AQUELLAS LOCAS COMEDIAS



A partir de la aparición del sonido en el cine, ya no fueron suficientes las caídas, las persecuciones o las tartas de nata estrellándose en la cara. Hacían falta diálogos chispeantes, chistes, juegos de palabras... Muchos de los guionistas del mudo se adaptaron a los nuevos tiempos, a fin de cuentas contar una historia siempre será contar una historia. Sin embargo, hacía falta más. Ese algo más que faltaba lo aportaron escritores llegados a Hollywood desde los escenarios de Broadway e incluso desde los más modestos teatros de vodevil de cualquier pueblucho. El caso era hacer reír a los espectadores, algo muy necesario en el tristísimo escenario de la recesión y la pobreza en que quedó sumida América después del crak del 29.
Tipos como W. C. Fields, Eddie Cantor, Jimmy Durante o Joe Brow, obraron el milagro de hacer reír durante hora y media a obreros en paro, deshauciados y otros naúfragos sociales, por el módico precio de la entrada en un cine de barrio. Algunas comedias y alguno de esos comediantes también se hicieron populares en Europa. Otros fueron de exclusivo consumo interno, porque su humor resultaba demasiado americano o porque sus chistes resistían mal las traducciones a otros idiomas.
Hoy os dejamos el enlace para acceder al vídeo de Las minas del rey Salmonete, una parodia de las películas de aventuras africanas filmada en 1949. Bastante más tarde de la época que acabamos de describir. Son sus protagonistas Bud Abbott y Lou Costello, dos cómicos de serie B que arrasaron en las taquillas americanas y en Europa gozaron también del favor del público. Se trata de un humor facilón y hasta simplón, pero sirve para pasar un rato entretenido. Haced clic en la carátula y comprobadlo vosotros mismos.

Próxima entrega: ¡Más madera!