Translate

lunes, 5 de diciembre de 2016

IBN AL-QUFF. EL DESPERTAR DE LA CIRUGÍA


Nacido en 1233 en Al Karak, actualmente en Jordania, Amin ad-Daula Abu I Faraq ibn Yaqub ibn Ishaq Ibn Al-Quff Al-Karaki, abreviadamente conocido como Ibn Al-Quff, fue el hijo de un cristiano árabe que se trasladó a Siria con su familia. El joven Ibn Al-Quff se inició allí en el estudio de la medicina de la mano de su tutor Ibn Abi Usaybi. En Damasco amplió sus conocimientos con el estudio de metafísica, filosofía, ciencias naturales y matemáticas. Trabajando en las biografías de los grandes médicos de la antigüedad, se interesó vivamente por la anatomía, practicó disecciones y abogó por el ejercicio conjunto de la medicina y la cirugía, materia en la que podemos considerarle un auténtico pionero. Famoso en Damasco por su generosidad, estableció allí un hospital de beneficencia donde atendía a los más necesitados. Nombrado cirujano de sus tropas por el califa, Ibn Al-Quff tuvo oportunidad de practicar la cirugía a los soldados heridos, con lo que amplió considerablemente su experiencia y adquirió gran reputación. Atendió con idéntico celo a los prisioneros de guerra, así que muy pronto se extendió su fama de gran cirujano y hombre compasivo entre los cristianos.


Entre la obra que ha podido conservarse destacan un Tratado de anatomía quirúrgica, donde se describen gran variedad de tumores, su Enciclopedia médica, otro tratado sobre Medicina preventiva en 60 capítulos, y sus Comentarios a Hipócrates y Avicena. Lo más sobresaliente de su legado científico, aparte de la citada descripción y clasificación de los tumores, hay que buscarlo en anatomía circulatoria, con su detallado análisis de los vasos capilares y del funcionamiento de las válvulas cardiacas. Ibn Al-Quff fue también un pionero en el campo de la oftalmología, especialidad de la que puede considerarse fundador. Falleció en Damasco en 1286 cuando aun no había cumplido cincuenta y tres años. En Bigotini queremos honrar su memoria y reservar un sitio de honor entre nuestros protagonistas de la ciencia, a este gran médico y cirujano musulmán, que a su condición de científico insigne unió la de hombre de bien.

La patria no es lo que hicimos ayer, sino lo que vamos a hacer mañana todos juntos.